Chamanes

Chamanes...

La idea de los chamanes surge de los bares, de las vivencias, de lo que se espera encontrar cuando uno sale por la noche. La idea de que estos lugares nos llevan a conocer, a aprender, a disfrutar… como un ritual mágico que nos hace ser distintos, mas divertidos, mejores…

Los chamanes, con sus máscaras que los protegen de los espíritus a los que representan, son los que en las tribus enseñaban el camino, siempre con un elemento de bebida, uno de comida y sin olvidar nunca la música.

Las máscaras de los chamanes son versiones de dioses menores y mayores que nos llevan a estos lugares mágicos, a ser nosotros mismos sin mas.

EightyAgers

Eightyagers...

Esta sección continúa refiriéndose a las mujeres, pero reflexiona sobre la edad. Reivindicando la libertad de la mujer mayor, su desparpajo, su alegría… estas cualidades deberían importar más que su apariencia física, aunque sea su parte física lo que más destaca en esta serie de grabados.

Las eightyagers son mujeres que han sabido saltarse las barreras que a veces ponemos y que nos impiden ser felices y libres. “¡Yo hoy me visto como me da la gana! ¡Y me da igual lo que piense la gente!”. Esa es la libertad a la que se debería aspirar sin necesidad de esperar a que pasen los años. Se podría decir que estas imágenes son ‘estampitas’ que nos tienen que recordar cada día qué queremos ser, para que no se nos olvide.

Peces

Este proyecto nace de la contraposición de sensaciones que produce la naturaleza muerta....

 Su belleza atrae mientras que su olor y viscosidad repelen. Éste el punto de partida para explorar las fronteras entre vida y muerte en la naturaleza muerta o la “still life“.

“Pasear por los mercados para ver las mercancías de cada puesto me transporta a otro lugar. Los productos se repiten en orden o desorden transformándose en texturas. Las calles de mercado de Chinatown me intrigan con sus sugerentes puestos de extraños productos y me atraen con sus olores, sus colores, sus formas. El pescado me produce repulsión y admiración a la vez ¿cómo puede algo con un olor tan fuerte y desagradable, pero con unos colores intensos y cambiantes, atraerme tanto?
Los pescados sobre el hielo en sus cajas, como joyas expuestas en vitrinas heladas. Atraen sus formas, sus colores, sus fases: pescado seco, pescado fresco… Es fascinante recrear sus líneas y sus ojos brillantes, sus escamas de colores, como joyas cotidianas.”